miércoles

17/05/2017: Carta a mi misma.

No te puedo prometer que ya no va a doler, no te puedo prometer que el vaya a volver, hay muchas cosas que no te puedo prometer, porque la vida es errática y a menudo da vueltas insospechadas. El dolor es mucho, pero te puedo asegurar que vas a aprender a vivir con él, así como aprendiste a vivir con muchas otras cosas.
No puedo asegurarte que no te vayan a volver a romper el corazón, no puedo asegurarte si el alguna vez te quiso, o si le importaste, tampoco puedo decirte que el te extraña, porque realmente no sé que pasa ahora mismo por su cabeza. Lo que si puedo asegurarte es que ahí afuera hay muchas otras personas que si te aman, con locura, a tal punto que tu dolor también les duele.
No quiero llenarte de falsas ilusiones, prometerte cosas que quizás nunca vayan a pasar, porque como te dije antes, nadie puede predecir el curso que esta vida misteriosa vaya a tomar. Pero sí puedo decirte con toda certeza que el dolor no es para siempre, que las cosas eventualmente mejoran, siempre lo hacen, es el curso natural que todo debe seguir.
Y algún día, no hoy, no mañana, no este mes, pero sí algún día, todo lo malo va a ser sólo un punto negro en un mar de recuerdos hermosos, y ya no vas a sufrir al evocarlos, porque vas a estar en paz con vos misma.
El amor cuando no funciona duele, las rupturas amorosas son el peor de los tormentos que posiblemente te toque afrontar en esta vida, pero sos fuerte, siempre lo fuiste. En esa relación vos eras la persona fuerte, la que siempre le puso el pecho a las balas, la que jamás salió corriendo, la que se quedo hasta el final. Y eso te hace valer más que cualquier cosa en este infinito universo.
Te juro que aunque hoy no lo creas así, sos valiosa. Tu vida es algo precioso, no la conviertas en algo efímero, no hagas que tu paso en este mundo sea algo fugaz, aferrate a vivir, incluso aunque eso mismo te lleve a estar llorando por horas.
Grita, llora, sangra, hace lo que debas hacer para recomponerte, para encontrarte con vos misma, para renacer. Pero este no es tu final, no hoy, no de esta forma, y no por estas razones. Te lo repito una vez más, sos fuerte, mucho más fuerte de lo que te hicieron creer que sos. Y podes ser algo, podes ser todo, porque tenes todo el mundo a tu favor, tenes todas las cartas para ganar, solamente tenes que aprender a jugarlas.
Y cuando sientas que ya no podes más, que ya tuviste suficiente, volvé a mirar atrás, mira todas las tormentas que afrontaste, todas las desilusiones, todos los dolores. Sé que estas cansada, caminaste mucho por un sendero que no fue un lecho de rosas, pero si llegaste hasta este punto, ¿qué te impide seguir avanzando?.
Sos joven, tenes toda la vida por delante, tenes todos los motivos correctos para seguir adelante, la victoria esta en tus venas, naciste para triunfar, para ganarle a esta vida fastidiosa. Y cuando dudes de todas estas capacidades, mírate al espejo, esa chica frágil y asustada que te devuelve la mirada te ama como nadie jamás va a llegar a amarte. Ese cuerpo abatido es tuyo, y tiene la capacidad de llevarte a donde sea que quieras ir. Esos ojos brillantes son capaces de decir todo lo que tu alma quiere hablar, sumergite en ellos, perderte en ese mar verdoso.
Podes ser algo, podes ser todo. Se dice que para que una estrella nazca, primero una explosión debe ocurrir, todo tiene que colapsar para que puedas nacer. Y esta no fue tu muerte, este fue tu nacimiento.
Seguí por vos, por mi, por nosotras.

martes

28/02/2017: Te amo.

Te abrazó, fuerte, tanto que casi puedo imaginarme a mi alma acariciar la tuya. Siento la calidez de tu piel invadiendo mi ser, de alguna forma estando de este modo el mundo me duele menos, la vida se me hace más llevadera, todo se vuelve perfecto. Nunca me imagine cuando te conocí que esto iba a ser así, nunca creí que ibas a ser esa persona que me salvara de todas las formas posibles.
Escribí mi pasado en un libro, y una a una quemé todas las páginas, lo deje ir, lo liberé. No necesito más esa carga conmigo, no ahora que tengo a un ser tan lleno de luz a mi lado. Siento que a tu lado no necesito nada, no necesito recuerdos, no necesito viejos amores, no necesito el dolor, simplemente tengo que dejarme ser, vivir, sentir. disfrutar.
No sé exactamente como definir el modo en que mi alma vibra cada vez que estas cerca, no existen adjetivos para describir el modo en que tus ojos me sanan el espíritu. Cuando estas al lado mío, soy la mejor versión de mi misma, soy todo lo que siempre quise ser.
Todo de vos es todo lo que encaja conmigo, somos piezas de rompecabezas que estaban perdidas, vagando en algún lugar lejano, perdido, abstraído. Yo estaba viviendo en blanco y negro, fingiendo sentir cosas inexistentes acompañada de personas equivocadas, nada en mi vida estaba bien, yo no estaba bien. Eso cambió. El día que me dijiste por primera vez que me amabas algo exploto en mi, todo los colores que no existían antes ahora se mostraban como un caleidoscopio frente a mi, y entonces lo sentí, mi cansado corazón volvió a latir con fuerza. Lo supe en ese momento, lo sé ahora, sos el hombre de mi vida. Después de vos, la nada.
Gracias por haber aparecido en mi vida, gracias por permitirme amarte cada día, por enseñarme cosas, por incluso animarte a regañarme cuando sabes que estoy haciendo las cosas mal. Gracias por ser la razón de todo. Te amo, hoy, mañana y por el resto de mi vida.

lunes

16/01/17: Cut.

Y cuando nuestros ojos se encuentran, sé que lo ves, sé que podes notar ese sentimiento helado que por un segundo se transfiere y, si quisieras, si tan sólo quisieras, podrías hacerlo también tuyo, y de esa forma me ayudarías a sostener toda esta tristeza que llevo dentro, y que ya no puedo seguir sosteniendo. No quiero tener miedo, no quiero morirme por dentro solo para respirar, estoy tan cansada de no sentir. Y la liberación sólo llega al cortarme. Sé que puede parecer una locura, pero estas cicatrices no estarían ocultas, ni serían motivo de burlas, o lo que sea que la gente hace al decir ''lo haces para llamar la atención'', si solo supieran mirarme a los ojos, porque verían que hace frío acá y que estoy sola, demasiado sola. Rodeada eternamente de personas, pero al mismo tiempo completamente sola, porque no, nadie es capaz de hacerle frente a todo esto, ni siquiera yo puedo hacerlo.
No, no me quiero morir, no piensen eso, tengo infinitas ganas de vivir, pero la única anestesia que funciona es la que me mata por dentro. Sé que esto no esta bien, lo tengo claro, pero a veces es tanto el dolor, que me asusta, me deja tirada en el suelo peleando por respirar.
Hago lo mejor por salir adelante, y al mismo tiempo eso mismo es lo que me hace destruirme a mi misma, lo repito, sé que esta mal, pero todo esto es demasiado fuerte, demasiado agobiante. Sí, me estoy destrozando a mi misma, y lo admito, por primera vez lo hago, necesito a alguien que me saque de esta pesadilla. Es casi un grito ahogado, muy bajito, pero que se puede escuchar.
Creí tener el control, creí que esta vez todo iba a ser diferente, sin embargo volví a fallar, y puede que ahora necesite un poco de ayuda para volver a reconstruirme. Dios, odio este lado mío, el lado que ama destruirse, pero ¿como hacer? Estoy agotada. ¿Puede alguien sacarme de esta pesadilla?.
Sin embargo, pese a todas las veces que me encuentro preguntado a Dios porque me deja caminar por tanta oscuridad, sé que estoy viva, aunque a veces me sienta morir, sé que mientras corra sangre por estas venas voy a poder salvarme. Intento seguir, a veces es complicado, y hay días que siento que ya tuve suficiente, pero sé que cuando todo esto pase, voy a seguir vivir, sé que cuando me quede sin lágrimas, de todo este dolor va a surgir belleza.
De momento, todo mi mundo es el dolor que siento dentro.